“Un reconocimiento y una visita cargada de emociones”

4 de junio de 2012

El viernes 1º de junio próximo pasado, en horas de la tarde, nos hicimos presentes en la casa de San Isidro del querido compañero y miembro de la Comisión Permanente de Homenaje al Tte. Gral. Juan Domingo Perón, Dr. Antonio Cafiero. Éramos apenas un puñado pequeño de compañeros peronistas que llegábamos a darle un abrazo y entregarle una placa de bronce a ese hombre del Peronismo tan admirado y respetado, incluso por aquellos que no piensan igual que nosotros.

Lo encontramos junto a uno de sus hijos, el Embajador del Estado del Vaticano, Dr. Juan Pablo Cafiero. Nosotros éramos: el Coordinador General del Instituto Nacional, compañero Ricardo Bencardini; un amigo y compañero personal de Antonio Cafiero, Fernando Galmarini, y el Secretario General de nuestro Instituto, apenas tres personas.

Lo encontramos muy bien, conversamos sobre los temas comunes a los peronistas y nos hizo presente su vieja preocupación -aún en suspenso- acerca de la concreción de la construcción del Monumento a Juan Domingo Perón, tres veces Presidente Constitucional de los argentinos. Hace muchísimos años ya, él mismo impulsó desde el Senado la Ley para erigir el Monumento, tanto que se la conoce como “Ley Cafiero” y, en aquel momento,  nosotros recogimos la iniciativa, tan justa, en la Cámara de Diputados de la Nación, e hicimos todo lo que estaba a nuestro alcance, acompañados por el Bloque Justicialista de Legisladores, para que tuviese sanción definitiva. Esto fue hace ya mucho tiempo atrás y desde entonces estamos pendientes de poder avanzar en la realización de este merecido homenaje a un conductor, líder y estadista de la República Argentina como lo fuera Juan Perón.

Volviendo a Antonio Cafiero, le entregamos una placa. La misma decía “Instituto Nacional Juan Domingo Perón de Estudios e Investigaciones Históricas, Sociales y Políticas: En reconocimiento y profunda gratitud al compañero Dr. Antonio Cafiero, por los servicios prestados a nuestra Nación y su pueblo desde la pertenencia al Movimiento Nacional Peronista”, dicha placa llevó la firma del que suscribe.

Nos pareció signficativa la posibilidad de realizar dicho homenaje en el Salón de Pasos Perdidos -lugar emblemático si los hay- de la H. Cámara de Diputados de la Nación. Acá debemos decir que el Presidente de ese ámbito legislativo tan importante      -D. Julián Domínguez- se prestó rápidamente al requerimiento que elevamos desde este Instituto. Razones de fuerza mayor impidieron que la realización de este reconocimiento popular se llevara a cabo. Ese viernes 1º de junio cumplimos en parte con un grande de la política.

También aprovechamos para presentarle el saludo y el afecto que oportunamente le fuera manifestado a quien esto escribe por el propio Presidente de la H. Cámara de Diputados de la Nación, Don Julián Domínguez, quien, en algún momento intimó con el doctor Cafiero cuando cumplía funciones de Gobernador de la Provincia de Buenos Aires en este último período democrático, antes de ser Diputado y luego Senador de la Nación.

Esta reunión en forma de homenaje fue una caricia al alma de este veterano militante del Movimiento popular como lo ha sido, es y será Antonio Cafiero. Hemos dado cumplimiento a un fuerte compromiso que teníamos para con Antonio, en nombre de la Comisión Nacional -que tratamos de honrar presidiéndola-.

Cuando ya caía el sol, al darnos un abrazo muy fuerte sobre nuestro pecho, cada uno de los que estábamos, pudimos hacerle sentir a Antonio un profundo cariño, reconocimiento y el permanente respeto que se supo ganar en una larga vida política en la que tuvo, como todos momentos de sinsabores y muchas veces, de dolores.

En fin, cumplimos con un grande y estamos tranquilos sabiendo que centenares de miles de compañeros acompañan este reconocimiento fraterno cargado de cariño y de afectos inconmovibles hacia una figura con una trayectoria impecable, que supo hacer de la política un camino para las grandes realizaciones del Peronismo hacia todo el pueblo argentino.

Gracias, Antonio, por habernos regalado tu amistad y tu cariño. Gracias también porque sos, como nadie, el mejor de todos nosotros.

 

 

Comisión Nacional Permanente de Homenaje al Teniente GeneralJuan D. Perón